La felicidad está dentro de nosotros mismos y es el estado natural de una mente bien dirigida